Después de casi tres décadas, el PGOU de l’Alfàs del Pi estaba agotado y no era capaz de dar respuesta a las necesidades del municipio. Un documento que sufrió 44 modificaciones puntuales. El proceso de revisión se inició hace 10 años, se paralizó y se retomó hace 8. Hoy el nuevo Plan General de l’Alfàs se aprueba en Pleno sin ningún voto en contra. Un plan de consenso, que destaca por la alta participación ciudadana”, declaró el alcalde, Vicente Arques.

El nuevo PGOU de l’Alfàs del Pi se define bajo los criterios de sostenibilidad ambiental. Se incrementa la superficie de suelo no urbanizable hasta el 55%, con el objetivo de proteger el mayor número de áreas verdes posible, dejando las zonas de gran valor ambiental, como el parque natural de Serra Gelada o la zona del Cautivador, al margen del proceso urbanizador. Se apuesta por una ocupación del territorio racional y sostenible, respetuosa con el medio ambiente, mejorando la calidad urbana, la eficiencia económica y la prestación de servicios al conjunto de la población. De este modo, el nuevo PGOU de l’Alfàs incrementa la superficie de suelo no urbanizable de especial protección, creando un cinturón verde que se convierte en elemento vertebrador del término municipal. “El crecimiento residencial queda circunscrito a los dos núcleos principales: el casco urbano y l’Albir”, explicó el edil de Urbanismo, Vicente Soler.

Además, el nuevo PGOU permitirá sentar las bases para el desarrollo terciario a lo largo de la N-332. “Se crea un boulevar de servicios a lo largo de la N-332, que genere nuevas posibilidades de negocio vinculadas al sector tecnológico, deportivo, comercial y saludable y, al mismo tiempo, enlace el casco urbano y l’Albir”, añadió Soler.

Este es un documento de consenso fruto de la participación ciudadana. Se ha democratizado el término PGOU y todo el mundo ha podido aportar su propuesta de municipio”, declaró el edil de Urbanismo. Durante 8 años se han realizado reuniones periódicas con las diferentes formaciones políticas, además de encuentros abiertos a toda la ciudadanía, a través de la Agenda 21 y el Plan de Participación Pública del PGOU, dando voz a ciudadanos, asociaciones empresariales y colectivos sociales, clubes extranjeros de diferentes nacionalidades…, encuentros que han permitido explicar el proceso de revisión del PGOU y recabar sus sugerencias y opiniones. Es, en definitiva, “un documento fruto del trabajo y tesón de mucha gente, que defiende un modelo de urbanismo sostenible y que promueve la reactivación de la economía local a través del desarrollo del sector terciario y de servicios. L’Alfàs se encuentra en un momento clave de progreso”, apostilló el edil de Urbanismo.