Un año más, el Parque de los Eucaliptos se convirtió en el epicentro de las Fiestas de l’Albir, unas jornadas que tiñen de color, luz y sonido la zona costera de l’Alfàs del Pi en una celebración del verano y de todo aquello que nos caracteriza como pueblo mediterráneo. La concejalía de Fiestas y la Associació de Penyes Santíssim Crist del Bon Encert habían preparado un atractivo programa de actos para todos los públicos, con mucha música, pasacalles, aperitivos populares, atracciones acuáticas para los niños, mascletás… De este modo, l’Alfàs del Pi celebrará sus tradicionales fiestas de verano.

Las Fiestas de l’Albir arrancaron el viernes 23, con un pasacalle nocturno caribeño con batucada para continuar con una verbena popular en el parque de los Eucaliptos con la orquesta Séptima Avenida. El sábado 24, la explanada de la Casa de Cultura acogió una exposición de coches y motocicletas antiguas y después hubo un recorrido por las calles del municipio hasta el Albir, donde quedaron expuestos al público estos vehículos históricos. Para los más pequeños hubo mundo infantil acuático en la avenida Óscar Esplà, el sábado en horario de mañana y tarde y, el domingo, sólo por la mañana. Para todos, hubo un aperitivo popular a las 13:15 horas y por la tarde, se sirvió café y mistela para todos los asistentes. Después empezó el tardeo, que fué amenizado por Alex Escribano y Dj Xinxeta.

Por la noche, a las 23:30 horas, no pasó desapercibida la mascletá nocturna, que se disparó desde el parking del mercadillo municipal y que corrió a cargo de la pirotecnia Ricasa.

Ayer domingo, último día de fiestas, se celebró la misa en la Iglesia Espíritu Santo de l’Albir, mientras los pequeños disfrutaban de una nueva jornada de atracciones acuáticas en la avenida Óscar Esplà. La música la puso el grupo de flamenco pop Sauwy y, para finalizar, se sirvió un vermut popular en la barra de la Associació de Penyes.

Con el fin de evitar accidentes el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi puso a disposición de los festeros un servicio de autobuses nocturno y gratuito durante la celebración de las Fiestas de l’Albir. Que recorría desde el Parque de los Eucaliptos y tuvo paradas en la Casa de Cultura, el parque de Escandinavia y la rotonda de la urbanización San Rafael.