El Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi desarrolla actualmente un proyecto de regeneración paisajística en el parque de Escandinavia que comprende trabajos de limpieza, poda, reparación de zonas degradadas, drenaje de aguas pluviales y ajardinado. Esta actuación se acomete a través de la Escola d’Ocupació Et Formem, un programa mixto de empleo y formación destinado a personas con dificultades de inserción laboral o pertenecientes a colectivos vulnerables, que desarrolla el consistorio alfasino gracias a una subvención de 199.830 euros de la Generalitat Valenciana.

El alcalde de l’Alfàs del Pi, Vicente Arques, y la concejala de Formación, Dolores Albero, han realizado una visita para ver las mejoras que se están acometiendo en el parque. “Lo más destacado es lo que no se ve, las canalizaciones destinadas a mejorar el drenaje de aguas pluviales para acabar con las escorrentías en episodios de lluvias fuertes”, ha explicado el primer edil.

Así mismo, se ha mejorado el acceso para personas con problemas de movilidad y se han ejecutado trabajos de poda, limpieza de zonas degradadas y ajardinado, con la creación de barreras vegetales para reducir la contaminación acústica en el parque. También se ha rehabilitado todo el entorno del estanque y se ha instalado vallado nuevo.

Gracias a un convenio con la conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural, el estanque será repoblado con especies de fauna características de la Comunidad Valenciana, como son la tortuga autóctona y el cacho, un ciprínido de tamaño medio.

Este es el segundo proyecto que se desarrolla en el municipio a través del programa de Escoles d’Ocupació Et Formem. L’Alfàs recibió una primera subvención de 64.843 euros que permitió la contratación durante cuatro meses de diez personas para ejecutar un proyecto de regeneración paisajística en una parcela municipal de l’Albir. Una vez superado el curso, el alumnado obtuvo un certificado de profesionalidad de nivel 1. Gracias a una nueva subvención de 199.830 euros se ha podido prorrogar la duración del programa durante un año y, al finalizar, los participantes obtendrán un certificado de profesionalidad de nivel 2.

Los alumnos reciben durante un año una retribución equivalente al salario mínimo interprofesional. “Se trata de proporcionar a personas con dificultades de inserción laboral o pertenecientes a colectivos vulnerables la oportunidad de no sólo reinsertarse en la vida laboral, sino también en la social”, ha señalado Arques.

El Ayuntamiento de l’Alfàs lleva años priorizando las políticas de formación y empleo a través de diferentes programas dirigidos especialmente a desempleados. En la última década más de un millar de personas se han formado en el municipio gracias a los cursos lanzados por las concejalías de Empleo y Formación.