Mientras que allá, a más de 2.000 kilómetros de distancia, los rigores del invierno ya se han instalado en Países Bajos, la comunidad holandesa de l’Alfàs del Pi vuelve a celebrar el inicio temprano de la Navidad con un mercadillo, para envidia de sus paisanos, al aire libre en su sede social de Barranco Hondo.

La edil de residentes de otras nacionalidades, Martine Mertens, ha querido seguir conociendo de primera mano las distintas asociaciones que los agrupan en l’Alfàs del Pi y, por ello, aprovechó la celebración de este mercadillo el pasado sábado para mantener un encuentro informal con el presidente del club, Robert Eijeriks, con el que pudo repasar las próximas actividades que tiene programado este numeroso y activo colectivo así como conocer de primera mano algunas de sus necesidades y proyectos futuros.

ca