La parcela de 9.500 metros cuadrados está ocupada en parte por el edificio destinado a la sede cultural, quedando los restantes 2.100 metros cuadrados de explanada para otros usos. La Fundación Cultural Frax, explica su presidente Matías Pérez Such, decidió asfaltar el solar que inicialmente era un auténtico pedregal, lo que permitió duplicar su capacidad pasando de albergar 90 plazas de aparcamiento hasta las 200 actuales. El convenio cerrado con el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi por un montante de 6.000 euros recupera para aparcamiento público el solar, algo que no está reñido con otros usos del mismo, matiza el presidente de la Fundación Frax.

<