“Tu recuerdo” es el título elegido para una muestra antológica de la pintora Olga Aparicio (México, 1967 – Alicante, 2016) que, comisariada por Esperanza Durá, sirvió ayer para bautizar un nuevo espacio expositivo de la Fundación Frax (L’Alfàs del Pi). A partir de ahora, los accesos a la sala Ramón de Soto, el espacio más visitado de las instalaciones, llevará por siempre el nombre de la artista, tristemente desaparecida, que tanto quiso a esta tierra.

Olga pintaba naturaleza, animales y personas con paleta densa y de colores vivos, “alegre contra cualquier pronóstico”. Con simbología y trazos heredados de los muralistas mexicanos, Olga comparte con el espectador la forma en la que ella observaba al mundo; de frente, meticulosamente, pero sin juicio y siempre con optimismo.

La exposición pretende convertirse en un homenaje a la pintora y a la mujer que fue Olga. Reúne un conjunto de obras de muy diversa procedencia que se convierten en una retrospectiva de la artista, en la que están presentes todos los temas recurrentes en sus obras; marinas que permiten reflejar su dominio del color, naturalezas muertas, y la figura humana para hablar sobre la amistad y el amor y poner de manifiesto, también, su soltura en el dibujo.

La inauguración del recinto se convirtió el lunes en un emotivo acto en el que estuvieron presentes los familiares más directos de la pintora (su madre Ana, su hija Mariana, su hermano Andrés y su marido Pepe), acompañados de decenas de amigos y autoridades locales, entre las que destacaba el alcalde de l’Alfàs del Pi, Vicente Arques, junto con el presidente de la Fundación Frax, Matías Pérez Such.

“Teníamos una deuda sentimental con Olga, una persona bondadosa, de personalidad marcada y dotes artísticas muy destacadas”, señaló Pérez Such durante el descubrimiento de la placa.

“Bautizar este espacio con el nombre de Olga Aparicio ha sido una decisión acertada, porque realza la importancia de este centro cultural único en la Comunidad Valenciana”, apostilló el alcalde del municipio.

Por parte de la familia, su marido Pepe hizo extensivo el agradecimiento de todos por “este gesto importante y generoso”. “La inmortalidad”, dijo, “está en la memoria de los demás, y el recuerdo de Olga estará siempre con nosotros con estas instalaciones”.

Por último, la comisaria de la muestra, Esperanza Durá, dio lectura a un texto plagado de sentimientos y recuerdos emocionados de la pintora, “un recuerdo que grita gracias, por lo que tu estela ha dejado y sigue dejando”.