El Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi ha plantado hoy un nuevo pino piñonero en la plaza Mayor, un ejemplar de 6 metros de altura y 65 centímetros de calibre llegado desde un vivero de Elche para sustituir al anterior, que se secó tras 70 años de vida. Decenas de personas se han acercado hasta la plaza para vivir este momento histórico, sacar fotografías y compartir anécdotas con sus amigos y vecinos. De hecho, muchos de los que se han acercado ya vivieron de niños la plantación del anterior pino, en febrero de 1949.

Este es el séptimo pino en la historia de l’Alfàs. Según el historiador alicantino Figueras Pacheco, el primer pino se plantó en 1786, cuando el pueblo era todavía una pequeña aldea dependiente de Polop. Desde el siglo XVIII hasta la actualidad se han colocado varios árboles porque, a pesar de que se cuidaban con esmero, se iban secando y cada 60 ó 70 años era necesario reponerlos.

Este árbol tiene una importante carga simbólica para el municipio, ya que al independizarse l’Alfàs de la Baronía de Polop, el 16 de abril de 1836, pasa a denominarse l’Alfàs del Pi, en referencia al pino plantado en el siglo XVIII en la plaza del pueblo. De ahí que la jornada de hoy haya sido vivida por los vecinos de l’Alfàs como un momento histórico. Incluso las campanas de la parroquia de San José han repicado para dar la bienvenida al nuevo pino de l’Alfàs.

El anterior pino, el sexto en la historia del municipio, fue retirado la semana pasada tras confirmar el Ayuntamiento de l’Alfàs su muerte biológica. Este ejemplar se plantó en febrero de 1949. Vistos los precedentes, el ayuntamiento, de manera previsora, colocó dos árboles, por si alguno se secaba. Sin embargo, uno de ellos tuvo que quitarse porque molestaba la salida del Santísimo Cristo del Buen Acierto durante la procesión de las fiestas mayores.

Los primeros síntomas de agotamiento del árbol se detectaron en la primavera de 2018 y, desde entonces, el Ayuntamiento de l’Alfàs desarrolló distintos trabajos dirigidos a la recuperación del ejemplar, como el vaciado del alcorque elevado que rodeaba el árbol y la incorporación de una tarima flotante para aumentar la aireación radicular, la infiltración y favorecer la aplicación de tratamientos.

Visto que ninguno de los seis ejemplares que ha habido en la plaza Mayor ha conseguido superar la barrera de los 80 años, se deduce que esta especie no consigue envejecer en este lugar, probablemente como consecuencia de factores urbanos que ocasionan compactación e impermeabilización en el suelo, impidiendo el desarrollo radicular del árbol a medida que avanza en edad.

Desde hoy l’Alfàs ya cuenta con un nuevo pino en la plaza Mayor y se prepara para vivir la Semana Cultural L’Alfàs amb Història, que arrancará el próximo viernes, dedicada este año a la transformación de los oficios tradicionales alfasinos.

Esta semana cultural surge en 2012 para conmemorar la segregación de la Baronía de Polop y la creación del nuevo municipio de l’Alfàs del Pi, hecho que tuvo lugar el 16 de abril de 1836, y sirve para poner en valor los diferentes aspectos históricos, sociológicos, económicos y culturales relacionados con el pasado del municipio.