Las Fiestas del Jubileo y del Santísimo Cristo del Buen Acierto han finalizado con balance positivo. “Todos los actos organizados han transcurrido con total normalidad y no se ha producido ningún altercado”, ha destacado la concejala de Fiestas, Marisa Cortés, quien ha querido agradecer a todos los colectivos implicados su colaboración, especialmente a las reinas y damas, a la Associació de Penyes Santíssim Crist del Bon Encert, a los cuerpos y fuerzas de seguridad y a los departamentos de limpieza viaria y servicios técnicos.

Un año más, el Día del Santísimo Cristo del Buen Acierto fue para muchos alfasinos una jornada de reencuentro con los suyos, de celebración en familia. “Es el día más importante de las fiestas para todos los alfasinos, que han vivido la tradición desde pequeños, un sentimiento que pasa de padres a hijos, de generación en generación”, ha añadido la concejala.

La jornada arrancó con un pasacalle hasta la plaza Mayor para, a continuación, celebrar la misa mayor, oficiada por el párroco local, Miguel Ángel Schiller, y cantada por la Coral Polifónica L’Alfàs Canta. Por la noche, la ciudadanía se volcó en la procesión al Santísimo Cristo del Buen Acierto, demostrando un año más la devoción que sienten los alfasinos hacia la Imagen. Al finalizar, la niña Marta Such Gómez fue la encargada de recitar la Embajada. El broche final lo puso el castillo de fuegos artificiales que disparó la pirotecnia Peñarroja.