El embajador de España ante la Santa Sede, Gerardo Bugallo, aplaude el arte de la Coral de l’Alfàs tras su actuación dentro del Palacio, y en la Plaza de España. Horas antes, en la Iglesia de San Carlo alle Quatro Fontane, Fray Pedro Aliaga, felicitaba a la delegación alfasina “un pueblo al que nos une un vínculo muy estrecho, el fervor y cariño al Cristo del Buen Acierto”, cuya talla fue donada a la ciudad por el fraile carmelita y alfasino Pascual Baldó.

Tras una visita guiada por el Palacio Monaldeschi, edificio que alberga la Embajada de España ante la Santa Sede, y da nombre a la famosa plaza romana, el embajador Gerardo Bugallo ha ofrecido junto a su esposa Ana María Beret, y personal diplomático, una calurosa recepción a la delegación alfasina desplazada hasta Italia, presidida por el alcalde, Vicente Arques, y las concejalas Marisa Cortés y Dolores Albero, junto a la Coral Polifónica “l’Alfàs Canta” integrada por cuarenta voces, con Alfredo Arija y José Antonio Rubio al frente como presidente y director.

Con un concierto desde el mismo balcón del Palacio, y la actuación estelar en la Plaza de España de la pareja artística formada por Concha y Jorge como broche del viaje, ha culminado la estancia de la coral local durante tres días en Lucca y Roma, despertando a su paso las emociones más profundas de todos los presentes, como señalaba el embajador, agradecido por la sencillez y la capacidad de la coral local de transmitir, a todos los presentes, su ilusión.