El curso, que se desarrollará hasta el próximo 5 de mayo, se compone de 8 sesiones formativas de 4 horas, en las que se abordan aspectos sociales, sanitarios y psicológicos de la atención a personas dependientes. “Les informamos de las ayudas y recursos sociales a los que se pueden acoger, del papel del cuidador no profesional y de las medidas higiénico sanitarias que han de tomar en los cuidados del enfermo. También es muy importante la psicología del cuidador, para evitar que se queme a nivel emocional”, declaró Lorena Llinares, trabajadora social del área de Dependencia.

El contenido está adaptado para cuatro tipos de dependencia: dependencia derivada de enfermedad física o personas mayores, de discapacidad psíquica e intelectual, de discapacidad física o sensorial, y de enfermedad mental grave. “Es un curso acreditado por la conselleria de Bienestar Social, que imparten profesionales en el ámbito”, destacó Gunilla Herrera. En definitiva, se trata de “ofrecer al cuidador no profesional información y formación que contribuya a mejorar la calidad de vida tanto de la persona a la que atienden como a la suya propia, de forma que el dependiente reciba un trato digno y de calidad en todos los ámbitos de su vida personal, familiar y social».

El curso finalizará el 5 de mayo, con la entrega a los participantes de unos diplomas acreditativos.