La concejalía de Cooperación y Voluntariado del Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi y la Plataforma Alicantina de Personas Mediadoras proponen una estrategia para solucionar los conflictos que surgen a diario en los hogares y lugares de trabajo y que, por las circunstancias actuales causadas por la pandemia del COVID-19, se pueden agudizar.

“Queremos aportar a la ciudadanía la forma de poner en práctica la metodología del Tercer Lado de W. Ury”, ha destacado la concejala de Cooperación y Voluntariado, Isabel Muñoz.

Habitualmente, existe la tendencia a observar los conflictos desde la situación de alguna de las partes y esto tiene lógica: podemos tener más relación, simpatía, cercanía, afinidad, empatía o comprensión con alguna de ellas (o con la postura que defienden) y esto puede provocar que nos pongamos «de su lado».

Sin embargo, Ury propone que cualquier persona y en cualquier situación (ámbito laboral, familiar, comunitario, convivencia…) puede elegir situarse «fuera» de la perspectiva de las partes, mantener una posición «diferente» o un «tercer lado» respecto al conflicto y no tener que tomar partido por ninguno de los implicados.

Los conflictos, ya sea en época de pandemia o no, pertenecen a la dinámica de las relaciones interpersonales y por ello no los podemos evitar, sino que tenemos que aprender a gestionarlos. Cuando los presenciamos, cuando decidimos ser “tercer lado”, podemos actuar con roles diferentes según el momento en el que se encuentre el conflicto.

Ury propone tres grupos de roles diferentes, según en la fase en la que se encuentre el conflicto. Si está en la tensión latente, en conflicto abierto o bien en la lucha de poder se actuará de una forma u otra para ayudar. Estos modos son la prevención, la resolución y la contención, respectivamente.

Para practicar la prevención de conflictos que sabemos que existen pero que no se manifiestan claramente (pensemos, por ejemplo, en los desacuerdos en la familia que callamos porque no queremos que escalen) los roles que se pueden utilizar son:

* El Proveedor: permitiendo a las personas la satisfacción de sus necesidades, compartiendo recursos y conocimientos.

* El Maestro: dando a las personas las habilidades para manejar el conflicto, deslegitimando la violencia, enseñando la tolerancia, aportando recursos.

* El Constructor de Puentes: estableciendo relaciones a través de las líneas de conflicto, creando vínculos transversales, desarrollando proyectos conjuntos.

La concejalía de Cooperación y Voluntariado y la Plataforma Alicantina de Personas Mediadoras proponen que esta semana se practiquen estos roles en casa, aplicando la metodología del Tercer Lado deW. Ury. La próxima semana seguirán ofreciendo más información sobre cómo actuar cuando presenciamos un conflicto abierto.

“Con esta pequeña guía del Tercer lado de W. Ury pretendemos invitar a la reflexión cuando somos observadores de situaciones conflictivas y dotar de herramientas que favorezcan entender los conflictos y las posibles formas de ayudar a resolverlos de las que disponemos si pasamos a ser Tercer Lado”, ha concluido Isabel Muñoz.