Els que callen’, corto dirigido por Albert Folk, ha ganado el Faro de Plata y los 4.000 euros del primer premio del concurso de cortometrajes del 32 Festival de Cine de l’Alfàs del Pi. Un drama inspirado en el caso de Rosario Endrinal, la indigente que fue quemada viva en 2005 en una sucursal bancaria por tres jóvenes.

Albert Folk recibió el galardón de manos de la concejala de Presidencia y primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi, Mayte García, durante el transcurso de la gala de clausura del 32 Festival de Cine, celebrada en la Casa de Cultura. Una gala conducida con maestría por la televisiva Berta Collado en la que todos los premios fueron entregados por mujeres.

El realizador catalán nos acerca la historia de una abogada con una complicada vida personal que recibe el encargo de defender a uno de los acusados del llamado ‘crimen del cajero’. Un pacto con la acusación parece la solución más clara, pero cuando se encuentra con su cliente éste se niega rotundamente a aceptar su culpabilidad.

Los cortos ‘Black Bass’, de Rakesh Narwani, y ‘Mateoren Ama’, de Aitor Arregi y Jose Mari Goenaga, ganaron ex aequo el segundo premio, dotado de 2.000 euros, que fue entregado por Helher Escribano, cineasta y presidenta de Ibicine. El equipo del cortometraje vasco no pudo asistir a la gala, subiéndose únicamente al escenario de la Casa de Cultura alfasina Rakesh Narwani, realizador y guionista de origen indio, formado en Málaga, Parma (Italia) y Nueva York (EEUU).

Ni oblit ni perdó’, de Jordi Boquet, se llevó el tercer premio, dotado de 1.000 euros. Olga Antúnez, representante y productora, fue la encargada de entregar el galardón al realizador catalán.

En cuanto al premio al mejor corto dirigido por mujeres, recayó en Anice Mateu por ‘Flora’. Este premio, dotado de 500 euros y galardón diseñado por la ceramista valenciana Amparo Boluda, ha sido creado en colaboración con las asociaciones CIMA (Asociación de Mujeres Cineastas y de Medios Audiovisuales) y Huellas Borradas de Mujer. La realizadora argentina recibió el premio de manos de Carmen Bernabéu, delegada de CIMA en Alicante, y Raquel Guerrero, presidenta de Huellas.

El premio al mejor actor fue para Manolo Solo por su papel en el cortometraje ‘A la cara’, de Javier Marco. Solo está rodando la película ‘Sevillanas en Brooklyn’ con el director Vicente Villanueva y no pudo asistir a la gala de clausura. Quien sí se subió al escenario fue Patricia Bargalló para recoger el premio a la mejor actriz por su papel en ‘Flora’, de Anice Mateu, de manos de la también actriz Yulia Demoss.

El premio a la mejor dirección recayó en Álvaro Gago por ‘16 de decembro’. El realizador excusó su asistencia en el último momento. Gago ya ganó hace dos años varios premios en el 30 Festival con su corto ‘Matria’.

Pau Esteve se llevó el premio a la mejor fotografía por ‘Black Bass’, que recibió en su nombre el realizador del cortometraje, Rakesh Narwani, de manos de la concejala de Igualdad del Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi, Rocío Guijarro. El premio al mejor guión fue para David González por ‘La dignitat’, corto que también dirige. Paloma Zamorano, editora de igualdad de RNE, fue la encargada de entregarle el galardón.

El jurado, compuesto por las actrices Rebeca Alemany y Ana Arias, el director de casting Amado Cruz, la cineasta Helher Escribano y la productora y delegada de CIMA, Carmen Bernabeu, se ha encargado de fallar los premios del 32 Festival de Cine de l’Alfàs del Pi. Este año han competido 24 cortos en la sección oficial, elegidos entre los 865 presentados.

Este Festival tiene como principal misión la promoción del cine realizado en España y, especialmente, de los cortometrajes españoles, y constituye uno de los certámenes nacionales que mayor cuantía destina a su sección competitiva.

Berta Collado, una de las caras televisivas del panorama actual, presentó con maestría y mucho sentido del humor la ceremonia de clausura del 32 Festival de Cine de l’Alfàs del Pi, una edición especial debido a la pandemia de COVID-19, más austera, con menos presupuesto y aforo, pero más comprometida que nunca con el cine español y que, pese a las circun