Hoy viernes, 16 de abril, l’Alfàs del Pi conmemora su constitución como municipio tras segregarse de la Baronía de Polop, hecho que tuvo lugar tal día como hoy de 1836, hace ya 185 años. Y coincidiendo con esa conmemoración, el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi ha hecho entrega del Premi L’Alfàs 2021 a la Fundación Klein-Schreuder por la labor altruista de apoyo al arte que realiza esta entidad desde hace ya más de 20 años.

El Ayuntamiento de l’Alfàs institucionalizó el Premi L’Alfàs en 2010 para reconocer la trayectoria de personas, colectivos y entidades que, de una manera u otra, destacan por su aportación a la sociedad alfasina, ya sea en el campo de las artes, la historia, la cultura o la economía.

En esta ocasión, el premio ha recaído en Johannes P. Klein y Johanna Schreuder, responsables de la Fundación Klein-Schreuder, quienes llegaron a l’Alfàs del Pi a mediados de la década de los 90 del siglo pasado para establecerse en el municipio, donde han creado con mucho esfuerzo uno de los rincones artísticos y medioambientales más interesantes de la comarca: el Jardín Escultórico Klein-Schreuder, en el que conviven más de 2.000 especies vegetales procedentes de distintas partes del mundo y diferentes piezas y grupos escultóricos de reconocidos artistas nacionales e internacionales.

Ha sido precisamente en este singular espacio, situado en el camí del Pinar, donde se ha realizado el acto de entrega del Premi L’Alfàs 2021 a Johannes P. Klein y Johanna Schreuder, galardón que han recibido de manos del alcalde, Vicente Arques, y del concejal de Cultura, Manuel Casado.

“Este premio se creó para poner en valor el patrimonio de nuestro municipio. Este año queremos reconocer la magnífica labor que la Fundación Klein-Schreuder realiza por fomentar la cultura y el arte”, ha explicado Vicente Arques. “Un lugar que se ha convertido en una parte fundamental de la cultura de nuestro municipio”, ha añadido Manuel Casado.

Tanto Johannes como Johanna han querido agradecer al Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi la entrega de este premio, “por la confianza y la devoción que muestran hacia nuestra Fundación, después de 20 años de trabajo duro y mucha inversión, que han permitido crear el jardín que pueden ver hoy, reconocido recientemente como uno de los diez más bonitos de la Comunidad Valenciana”.