La brigada municipal de Medio Ambiente ha intensificado en los últimos meses los trabajos de eliminación de los nidos de procesionaria alojados en pinos ubicados en parques públicos, colegios, parques caninos y en algunas áreas verdes como la Finca l’Arc. Se trataba, según ha indicado la edil de Medio Ambiente, Rocío Guijarro de “retirar estos bolsones antes de que se produjera la bajada en hilera de las orugas”.

Se ha actuado en los espacios que son más transitados por la ciudadanía y en los que se localizan un gran número de pinos. Así mismo, desde el Servicio de Limpieza se eliminan los cordones de orugas en cuanto se detectan en la vía pública.

La procesionaria del pino empieza a reproducir sus larvas en enero y es en primavera cuando el gusano cae al suelo. Desde la concejalía de Sanidad, que dirige la edil Marisa Cortés, se recomienda a la población «extremar las precauciones, ya que esta oruga puede provocar urticarias y reacciones alérgicas». También se aconseja evitar los paseos con mascotas por zonas de pinada durante esta época del año.

Para dar aviso de cualquier alerta relacionada con la procesionaria del pino, pueden dirigirse al departamento municipal de Medio Ambiente, ubicado en la planta baja del Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi.