Para coger parte del pastel de los fondos europeos hay que trabajar y mucho. Desde los diferentes departamentos municipales del Ayuntamiento de L’Alfàs se documenta minuciosamente cada capítulo. A través del proyecto tecnológico “L’Alfàs Intelligence”, dirigido por Manuel Bonilla, el municipio aspira a ser incluido en el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes, dotado con 48 millones de euros. La consultora NEC, una de las más importantes del mundo, responsable de posicionar a Santander como la ciudad más innovadora de Europa, está interesada en asentar L’Alfàs del Pi como un laboratorio tecnológico internacional donde ofrecer las mejores oportunidades formativas y potenciar la implantación de nuevas tecnologías, fundamentalmente en el ámbito de la salud, aunque teniendo muy presente la sostenibilidad, y por supuesto, la promoción del destino como el municipio turístico más inteligente y saludable de toda la Comunidad Valenciana.

El proceso de reconversión tecnológica está en marcha en el municipio a través de “l’Alfàs Intelligence and Innovation”, la apuesta alfasina por mantenerse a la vanguardia de todas las posibilidades que las nuevas tecnologías puedan ofrecer, para promover la economía del conocimiento basada siempre en la creatividad y la innovación competitiva, con un objetivo último muy claro: mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Con el despliegue de las nuevas tecnologías, no podemos olvidarnos, se propicia la apertura de nuevos negocios al servicio del ciudadano. Un despliegue ya en marcha, más deprisa de lo que muchos piensan, que requiere ir de la mano del mundo docente, ya que todo pasa por una formación adecuada que permita poder afrontar el salto. Es el momento de subir al tren de la revolución tecnológica y reconvertir L’Alfàs del Pi en un destino turístico tan inteligente como saludable.

<