Con motivo de la conmemoración hoy, 23 de septiembre, del Día Internacional contra la Trata y la Explotación Sexual de Mujeres y Niñas, el Ayuntamiento de l’Alfàs del Pi ha celebrado en la Casa de Cultura una Jornada sobre la trata de seres humanos con fines de explotación sexual, organizada por las concejalías de Igualdad, Cooperación y Voluntariado.

La subdelegada del Gobierno en Alicante, Araceli Poblador, ha defendido durante el acto de apertura la necesidad de abolir esta lacra social, “la más denigrante forma de esclavitud del siglo XXI”. Poblador ha citado un informe de la Organización Internacional del Trabajo en el que se advierte de que 2’5 millones de personas son víctimas de trata en el mundo. Además, el 71% de las víctimas de trata en Europa son mujeres y niñas. “Una forma de violencia sexual que viene condicionada por la demanda masculina”, por lo que “hay que poner el foco sobre los hombres”, ha subrayado.

Araceli Poblador ha mostrado su preocupación por el incremento de la prostitución de menores, que ha cifrado en un 13% según datos de la Fiscalía General del Estado. Así mismo, ha lamentado que los jóvenes accedan a la pornografía cada vez a edades más tempranas y que luego reproduzcan lo que ven en sus relaciones.

La subdelegada del Gobierno en Alicante ha reiterado el firme compromiso del Gobierno de España con la igualdad entre hombres y mujeres y con la erradicación de la explotación sexual y la trata de seres humanos. Para ello, ha subrayado la necesidad de “avanzar con una ley integral contra la tata de seres humanos” y de seguir impulsando campañas de sensibilización para “acabar con el silencio, que nos vuelve cómplices”.

La trata y la explotación sexual son delitos graves que desintegran las vidas de las personas. “Es nuestro deber terminar con esta forma de esclavitud como sociedad, con medidas eficaces que protejan a las víctimas y persigan a las mafias que se lucran a través del sufrimiento ajeno”, ha manifestado la concejala de Cooperación y Voluntariado de l’Alfàs, Isabel Muñoz.

Tras la apertura, Julia Rosell, representante de la Fundación Amaranta, ha ofrecido una ponencia sobre las víctimas de trata desde una perspectiva de intervención. Esta asociación trabaja con el fin de favorecer la integración e incorporación social de mujeres y adolescentes afectadas por la prostitución y otras situaciones de exclusión, intentando poner fin a su discriminación.

La segunda ponencia, titulada ‘Barreras de acceso a la salud de las personas en situación de prostitución’, ha corrido a cargo de Jocelyn Astudillo y Andrea Revert, voluntarias de Médicos del Mundo de la Comunidad Valenciana, del programa de personas en situación de prostitución.

Hace ya 28 años de la puesta en marcha del primer programa de atención a personas en situación de prostitución de Médicos del Mundo. Desde esta organización se marcan como objetivo prioritario que consigan acceder a los servicios sociales y sanitarios públicos, algo que no siempre es fácil por las barreras que encuentran: horarios inadecuados para ellas, sentimientos de culpabilidad o casos de discriminación. Además, llevan a cabo actividades de promoción de la salud, especialmente enfocadas a la prevención del VIH y otras infecciones de transmisión sexual.